Buscar

Deslumbrada por la noche

Escribo de todo un poco

Catalina

Catalina es una joven universitaria, se encuentra en el final de su carrera, para el común de la gente debería estar feliz, casi realizada, disfrutando a pleno este momento, pero ella, ella no deja de soñar con otros mundos, con otra vida, otros rostros; en los que pasa horas en su mente. Se imagina a si misma en la ventana de un departamento en Francia, Italia, el día afuera esta lluvioso, gris, como a ella le gusta, por momentos, siente que su parte melancólica la acompaña a cualquier mundo al que viaje. Supone que estos otros mundos que se inventa, que sueña e imagina no son mas que un muy útil -por momentos- mecanismos de defensa, para escapar de esa parte oscura de la realidad que la atormenta, que  la lleva atragantada durante años, nunca jamas una palabra de su boca pudo salir, nunca fue la misma desde ese día, no puede liberarse de esa sombra que la acompaña…

Anuncios

Sola/lo no puedo.

Luego de una tarde de trabajo, bastante intensa, me quede pensando en muchas cosas, y voy a escribir sobre eso.

Hoy quiero hablar de esas personas que van por la vida apoyándose en un bastón y no precisamente porque son viejos, o tienen un problema físico, hablo de un bastón simbólico, de un otro, pero no un otro en el se apoyan o se sostienen en momentos en que se esta por caer, o también en los buenos momentos, no hay nada mas saludable para la psiquis y  el bienestar de una persona que establecer relaciones con otros, ya sean personas, cierta actividad, el arte, el deporte, diferentes espacios que hacen de un otro simbólico con el que se relaciona, a través del cual se puede trascender. Pero cuando esta relación con el otro se torna dependiente, se torna necesaria para llevar adelante la vida, para realizar actividades de la vida cotidiana, se torna patológico, y muy poco saludable para dicha persona, el querer compartir tiempo y espacio con un otro tiene que ser un deseo, un placer, un disfrute, no una necesidad, el otro no tiene que ser imprescindible para que uno pueda llevar adelante su vida. esto hace que estas personas se sientan inservibles, poca cosa, se los infantilice, por esto de la necesidad de depender de un otro, pero esta posición de pasividad en la que ellos mismos se ubican inconsciente o concientemente, que los deja en un lugar de constante demanda, y dentro de esas demandas esta la demanda de exclusividad, es decir, la necesidad de que el otro este solo para el, en cualquier momento del día, cada día, y se ponen eusforicos y empiezan los reclamos cuando ese otro muestra tener otros intereses, otros deseos. Y así entran en un circulo de repetición, en el que cada vez que alguien se aleja porque ya no da mas, porque ven que ese tipo relación no son saludables, llega otra persona, y ahí otra vez empieza de nuevo la misma canción, “yo te necesito”, “tenes que estar siempre para mi”, “necesito ayuda”, “necesito que estés para poder hacerlo”, “hoy es mi peor día”, es como si el mundo se le cayera a pedazos ante el solo hecho de que el otro no este, o ante el “NO” del otro, entran en momento de desesperación, donde se puede ver en sus ojos, notar en su voz, esa sensación de necesidad que tienen del otro, al punto de llegar a rogar la presencia de alguien, “sola no puedo” te dicen; o se dicen a si mismos “sola no podes”, por momentos tengo la sensación de que dicha frase es una profesia que se cumple, hasta podría inferir que durante mucho tiempo esa persona escucho esas palabras de personas muy significativas para ella. No es casual que uno se hable a uno mismo de otro lugar, ese “sola no podes” no es desde su yo, viene de mucho mas allá, habla desde el lugar de un otro, un otro habla en ella a través de ella, son esos retoños del inconsciente, que retornar una y otra vez, que calaron y calan hondo, hasta el punto en que la persona termina cumpliendo el mandato, esto me lleva a pensar la importancia y el peso, el PESO de las palabras, Dios, no hace falta estudiar siete años psicología para conocer del peso de las palabras, como se van introduciendo en las raíces de la planta que somos nosotros, como se hunden cada vez mas y mas en lo profundo, hasta el punto en que es como si fuera que nunca fueron dichas, nunca salieron de la boca de nadie, y menos dirigidas a nosotros, pero no ahí están, entre las raíces, en lo mas hondo, en lo mas oscuro, contaminando todo, poniendo de si en cada pedacito de raíz que tocan, y así la planta lleva sus marcas, no son visibles, pero las lleva, no las ve, no las siente, pero ahí están, esas palabras, pedacitos de ellas, ahí están, contaminando nuestros pensamientos, sentimientos, nuestra vision de la vida, del mundo, de las personas, todo lo que tocan lo rompen, lo matan, lo oscurecen, y lentamente te vas consumiendo, te vas muriendo en vida, te desconoces, no sabes si estas viviendo o sobreviviendo, o solo actúas por inercia, no sabes donde esta tu alma en cada paso que das en la vida, en cada cosa que haces, si esta ahí, disfrutando, viviendo, gosando, o solo estas ahí, y nada mas, solo un cuerpo, solo un cuerpo… un envase, una flor hermosa a la vista de todos, pero muerta por dentro, contaminada por dentro, se siente cada vez menos flor, aunque los demás digan lo contrario. Tapando vacíos, huecos, con la presencia de otras personas, para no encontrarnos jamas a solas con una misma, porque sino tendríamos que mirarnos al espejo y preguntarnos, quienes somos, que estamos haciendo de nuestras vidas, porque estoy donde estoy, quiero estar donde estoy?, ese frió y escalofriante momento donde estamos a solas con nosotros mismos, frente a frente, con la vedad, que esta ahí, detrás de esa mascara que es la cara que le mostramos al mundo todos los días…HABRÁ QUE SER UN POCO MAS VALIENTE .

Fin de una etapa

Se termino una etapa, una época, un ciclo, se termino. Terminas la carrera que estabas estudiando después de siete años, y todavía no lo podes creer, no podes creer el paso del tiempo, si, así tan rápido como el viento, no concebís que ayer estabas allá, en el punto de partida, pensando en todo lo que faltaba por recorrer, nerviosa y a la vez entusiasmada por un nuevo comienzo, imaginando como siempre lo hago, posibles cosas que me pasarían, nunca nada de lo que imagine paso, pero todo lo que paso fue increíble, desde el inicio hasta el final. En momentos así, como este, que ya no estamos mas en el inicio del camino, sino casi al final, después de que pasaran siete años y uno no lo noto, Dios, no lo note, como fue que no lo note, como fue que fueron siete años, así de golpe, en momentos así, hasta me angustio, me angustia el hecho de que la vida pase así “volando” como dicen, me pregunto que fueron de esos años, si los habré vivido como se debe, aunque que es vivirlo como se debe, la cuestión es que los viví, va eso creo. Siempre que pensaba en la llegada de este momento decía “vos te das cuenta de que estas en una institución desde los cinco, seis años, y que toda tu vida te la pasas estudiando, y que todos los marzo de cada año todo empieza de nuevo, y así un año tras otro, diciembre vacaciones, marzo inicio de clases, y ahora, y ahora que se termino, que se hace, que hago en febrero, marzo”. Mis amigas se reían cuando decía que iba a tener “depresión pos facultad”, por el momento no lo siento, solo siento alegría por  haber terminado una etapa y estar de vacaciones, las tan ansiadas vacaciones. Toda una vida deseando que lleguen momentos como estos, y cuando llegan no sabes que hacer, no sabes como reaccionar, te quedas ahí paralizada. No sabes si ponerte feliz por lograr lo que querías o llorar porque se termino, aunque siempre quisiste que se termine, pero cuando se termina no se siente como uno lo imaginaba.De hecho no se como se siente, no puedo expresarlo en palabras.

 

 

Día 1

Hola… soy nueva en esto, así que vamos a ir aprendiendo sobre la marcha. Hoy empezaron mis vacaciones, y como amo escribir, me hace sentir muy bien, voy a intentar plasmar por este medio lo que surge.

La soledad es una cárcel mental; el cuerpo pide; el alma es libre.

 

 

A veces nos alcanza con mirarnos.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑